martes, 24 de febrero de 2015

La raza gitana y su cante




En la India ha nacido un pueblo errante,
y sus gentes se echaron al camino,
es de su libertad un fiel amante,
escrito está en sus manos el destino…


Es el duende la magia de tu cante
que se mete y te encienden sus destellos,
te va hirviendo la sangre en un instante
y se erizan la piel y los cabellos.

Tu cante es fuego ardiendo en las entrañas,
y su llama es de puro sentimiento.
¡Las fibras de mi ser con ella arañas!
Y el tiempo se detiene en un momento.

Se arranca una gitana de repente
quitando con su danza t´oel sentido,
al ritmo de las palmas de su gente
como las olas mueve su vestido.

Ese cante que nace de lo jondo
de ese pueblo gitano que lo abraza,
 esa danza que surge desde el fondo,
¡Un misterio y un sello de su raza!

SEGUIRIYA

Gitanita mía,
léeme la mano,
dime con amor la buenaventura,
¡Aleja lo malo!

TONÁ

Sobre el yunque de la fragua,
al compás de un martinete,
salieron todas mis penas
en un triste soniquete.

SOLEÁ

Sólo el eco respondió
un día que grité al monte.
¡Ya sólo me escucho yo!
Publicar un comentario