viernes, 23 de marzo de 2012

¡Que poco sabemos de nosotros mismos!

¿Hasta donde alcanza la memoria del alma inmortal?
¿estará escrito el futuro en sus mas recónditos aposentos?
¡Que poco sabemos de nosotros mismos!
 yo quito mi sombrero ante el sabio,
y respeto su ignorancia fundamentada,
su desnudez y claridad,
su admiración ante lo mas simple.
Publicar un comentario