jueves, 23 de abril de 2015

LA TENTACIÓN DE SAN ANTONIO (Cuadro de Salvador Dalí)




Esta concupiscencia que me asalta
con filas de elefantes esmirriados,
tropeles de pasiones con sus trompas
dirigen hacia mí sus huecos cascos.
Placeres de la carne se presentan
cual visiones que son pecado santo,
locuras embriagando mi delirio
confabulan en contra de mis actos.
Mi fe se ve al desnudo en esta empresa
 y enfrenta con plegarias a su diablo,
que acecha al inconsciente de mis sueños
con cortejos de nubes y caballos,
que portan oropeles deslumbrantes
sobre piernas que son puntales flacos.
Mis pies junto a la muerte me sostienen
rechazan sus imágenes y escarnios,
pirámides eróticas delgadas,
sobre un cáliz mujer de pechos sacros.
Paradojas de eternos mini instantes
confluyen con resquicios del humano
que alucina con fértiles desiertos
y fantasmas que en él dejan su paso.
Publicar un comentario