lunes, 6 de abril de 2015

EN EL CAMINO DEJÉ MIS MÁSCARAS


Aquí llegué desnudo de complejos,
vestido con mi rostro original,
naciendo con la luz y los reflejos
de mi alma transparente y natural.
Los hombres para mí fueron espejos
que ocultan esa imagen ancestral,
con miles de disfraces y caretas
esconden emociones muy secretas.

En medio del teatro fui actor,
actuando en multitud de personajes,
cubrí con esas ropas al amor,
vestí mi sentimiento con sus trajes...
Es solo por defensa del dolor
que usé de todos esos maquillajes,
bien sé, que de mi ser son una cáscara,
conozco bien mi esencia tras la máscara.

Ahora ya no encubro lo evidente
e intento casi siempre ser yo mismo,
pues sé que al ocultarme de la gente
tan solo me dirijo hacia un abismo.
La vida con el ser es suficiente
y alejo de mi lado al egoísmo.
Promuevo ese poder de la verdad
y tengo en gran valor a la amistad.
Publicar un comentario