lunes, 21 de mayo de 2012

Como algo que nunca fue


Como algo que nunca fue,
como algo que no existió es tu recuerdo.
Abrasaste con poderoso fuego mi ser
y en mis cenizas me dejaste.
¡¡Que terrible es la soledad!!
Voló mi sueño desgarrado
en aras del amor,
buscando una voz amiga por el desierto sideral.
El viento me empuja sin poderlo resistir
hacia lugares inhóspitos,
inhabitables por el hombre que conozco.
Allí la soledad ante lo infinito.
¡¡Que terrible es a veces la soledad!!
Pobre incrédulo que por nada desespera ante la duda,

cuando pasa en su rítmico vaivén.
Publicar un comentario