jueves, 23 de marzo de 2017

Por los mares de la vida


Siempre fui un soñador empedernido,
buscando realidades paralelas,
un quijote siguiendo las estelas
de viejas utopías con sentido.

En busca de un tesoro sumergido
en mí mismo y en todas las escuelas,
en sendas, en caminos y plazuelas,
en todos los momentos que he vivido...

He sido vividor y religioso,
he rezado en los templos y en los bares;
soy por naturaleza muy curioso.

Bogué con mi velero por los mares
de la vida, gritando o silencioso,
sobre olas de alegría y de pesares.
Publicar un comentario