domingo, 5 de marzo de 2017

OLORES





“Los primeros recuerdos son olores”.
Hay olores que, aun siendo pestilentes,
me huelen bien; y olores que, aun oliendo
bien, me son pestilentes. Huelen mal

las cuadras, mas me llegan remembranzas 
de la lejana infancia; huele bien
el clavo, mas a mí no me deleita,
pues, más bien, me satura su perfume.

Tengo bellas memorias de cerditos
mamando de las tetas de su madre,
y su aroma me llena de emoción.

Me vienen a la mente las palomas,
los nidos con pichones y las plumas;
fragancias bien guardadas, cual tesoros...