viernes, 1 de julio de 2016

Ya no soy un niño, soy mujer (Por la dignidad gay)




 Nací con el color de la mañana
bañado en el perfume de las rosas,
crecí junto a las flores más hermosas
y el sol siempre brillaba en mi ventana.

La vida se antojaba muy liviana
peinándome las trenzas revoltosas,
huía de las cosas belicosas
y usaba los vestidos de mi hermana.

Soñaba con los besos de otros niños
sabiendo que mi sueño es diferente,
buscaba en cada juego sus cariños
dejándome llevar por la corriente.

Ya no tengo complejos en mi ser,
pues ya no soy un niño, soy mujer.




Publicar un comentario