sábado, 17 de diciembre de 2016

Bulle la sangre (adolescencia)





Ay, que canta la sangre si diluye,
diluye por mis venas lo que siente;
siente que a mí te acercas lentamente,
lentamente, y por tus caricias bulle.

Bulle haciéndose fuego, cuando fluye
y fluye por mi cuerpo y por mi mente;
mente y cuerpo embriagados dulcemente,
y dulcemente influye y contribuye.

Contribuye a sentir como yo siento
y siento mariposas muy felices,
muy felices, surcando un cielo azul.

Azul es el color de aquel momento,
momento que dejó sus cicatrices,
cicatrices que guardo en el baúl.
Publicar un comentario