jueves, 22 de noviembre de 2012

A veces pierdo la fe





A veces pierdo la fe,
a veces tengo miedo
por solo soñar quimeras
más valiosas para mi 
que la realidad que palpo.
A veces decae mi alma
por no entender el misterio
que contiene su esencia.
Me dejo caer en el vacío 
desafiándome a mí mismo,
para tocar y poder creer
que tu amor es poderoso,
que puedo confiar en él,
y entonces me nacen alas
para volar sobre la incertidumbre.
Creo en ti amor,
aunque a veces pierda la fe.

Publicar un comentario