viernes, 9 de noviembre de 2012

El oído habla, la boca escucha, silencio…


        

 Silencio, compañero de caminos,
fuente de donde salen mis versos,
manantial de colores cristalinos,
guardián de mis sentimientos.

Tus canciones escucho sin orejas,
arpegios libres, sin rejas,
crean acordes del momento
y el sentir va en aumento.

Flota el amor en tus olas,
me hundo en tus cimientos,
te proclaman las caracolas,
¿quién escucha tus cuentos?
¿quién descifra tus secretos?.

Eres mi compañero de hazaña,
quien a todos sitios me acompaña,
con tus diversas melodías
a mi espíritu calmas o extravías.

Siempre estás presente,
 música de las esferas,
eres un gran torrente
sin limites ni fronteras.

Vas a la par del tiempo,
el polen del universo,
siempre vas a tempo
con el latir de mi verso
en tu mar inmerso

El oído habla.
La boca escucha.
Silencio
Publicar un comentario