jueves, 12 de enero de 2017

Dos almas encadenadas




Allá, en tierras del norte muy lejanas, 
se oculta entre la bruma más espesa, 
un castillo encantado con ventanas, 
donde salen fantasmas por sorpresa 
que vagan entre rosas y jazmines.   

Se presentan, con música escocesa      
seguida de tambores y violines,    
   dos amantes con ropas de otro mundo;  
   murieron por pasión en los jardines.

Al irse aquél amor en un segundo,  
intentan recordar hechos pasados, 
   y marchan con carácter errabundo   
viviendo a su recuerdo encadenados. 

No pueden  ascender al vasto cielo, 
          si mantienen los dos enamorados,           
cubierta la memoria por un velo. 
Publicar un comentario