jueves, 7 de junio de 2012

En el baúl de mi alma



Intentando rebuscar 
en el baúl de mi alma
busqué y rebusqué, 
y no pude encontrar nada.
Lagrimas, ya derretidas,
 corren por sus orillas...

Yo ya no soy poeta,
ya no puedo sentir nada,
se fueron todos los sueños
tras la estela de un cometa,
buscando la madrugada;
y ellos son los dueños
de mi amor y mi tormenta,
y sin ellos no soy nada.

¿Por qué se marchan los sueños?
¿Por qué se calla la luna?
- Porque siendo tan pequeños
no tienen forma ninguna.
Solo quedan sentimientos
y ni de eso somos dueños
cuando duerme la fortuna.
Publicar un comentario