lunes, 27 de febrero de 2017

Se le olvidó ( Alzheimer)




No encuentra sus recuerdos
en el tiempo perdidos,
mil historias dormidas
en sueños de un oscuro laberinto.
Mira y no le conoce,
se le perdió el camino
entre brillante niebla,
se le olvidó quién es su amado hijo.
Siente y quiere acordarse,
sólo queda un resquicio,
una pequeña grieta,
por la que a veces mira con cariño.
¡Tantas cosas pasadas!,
¡tantos viejos amigos!,
ahora solo son
como páginas blancas de un buen libro.
Esto da que pensar
en cuál fue el objetivo
de amar y de aprender,
si al final todo queda tan sombrío...












miércoles, 22 de febrero de 2017

Confusión





Me siento más confundido
que el muñeco de Geppetto
en el centro de una hoguera,
sin saber lo que es el fuego.
No confío ni en mi sombra,
todo me parece negro.
Se me ha apagado la luz,
siento apretado mi pecho
y no late el corazón.
La moral va por los suelos,
no comprendo lo que ocurre,
¿por qué me acongoja el miedo?
Se ha escondido la certeza,
junto al sabor de los sueños,
ya no encuentro la salida
y la llave está muy lejos.
¡Ay!, si pudiera entender
lo que me llega, que es nuevo;
muchas preguntas me asaltan
y lo siento todo incierto.

sábado, 18 de febrero de 2017

Catorce versos




Este es el primer verso de un soneto,
el segundo le pisa los talones,
con el tercero avanzan los renglones
y en el cuarto se acaba ya el cuarteto.

En el quinto a seguir me comprometo,
poniéndole en el sexto sensaciones,
figuras en el séptimo, emociones,
y en el octavo casi está completo.

En el primer terceto está el noveno,
el décimo le sigue prestamente
y el undécimo se hace muy ameno.

El duodécimo verso es el siguiente,
al decimotercero llego pleno
y en el catorce acabo finalmente.

*Ripio





A veces quiero hacer un buen soneto,
con una buena idea o emoción,
palpitando con ritmo el corazón,
midiendo cada verso y con respeto;

lo escribo con cuidado, lo prometo.
A la rima dedico mi atención,
siendo a veces difícil decisión
que me puede llevar a algún aprieto;

intento no poner ninguna esdrújula
difícil, sobre todo en el principio,
y mucho menos una sobresdrújula.

A veces pierdo el norte si me chipio*
buscándola impaciente, mas sin brújula,
y, extraviado, concluyo con un ripio. 

*RIPIO. Palabra o frase superflua o inútil usada para completar un verso o conseguir una rima.

* CHIPIAR. Molestar, frustrarse,


sábado, 11 de febrero de 2017

Verso



es hielo abrasador, es fuego helado*  Quevedo  



Cuando el verso se vuelve dulce y suave
cual caricia que pasa suavemente,
cuando roza las fibras de la mente
abriéndole una puerta con su llave.

Cuando el verso se eleva como un ave,
levitando su ser sobre el presente;
dejándose llevar por lo que siente,
olvida por momentos lo que sabe.

Cuando el verso aparece por sí solo,
brotando de su fuente natural,
y fluye bellamente poetizado.

Liberado de todo protocolo,
es nuevo, carismático, especial;
es hielo abrasador, es fuego helado...*

jueves, 2 de febrero de 2017

MIMO (En la foto, Marcel Marceau)




Tengo para la tristeza
destreza,
mas tengo alegre candor
de actor,
y escucho al que va desnudo,
que es mudo.
En el silencio me escudo,
en él monto mi escenario
y mi mundo literario.
"Destreza de actor que es mudo"

Voy de lugar en lugar,
Juglar
que en silencio va cantando,
contando
en diferentes momentos
mis cuentos.
Interpreto sentimientos
con las muecas de mi cara
que expresan de forma clara.
"Juglar contando mis cuentos"

Mis miembros están dispuestos,
con gestos,
también con el movimiento.
Te cuento:
atesoro en mis memorias
historias
de fracasos y de glorias,
de sonrisas de comedia
y lágrimas de tragedia.
"Con gestos te cuento historias"

miércoles, 1 de febrero de 2017

Efímera eternidad




Cada efímero instante vivido es un latido
del pulso de la vida que vibra en el presente,
un verso pasajero que por otro es seguido...

Y va corriendo el tiempo, que pasa fugazmente,
y no vuelve jamás sobre los mismos pasos;
atrás quedan las huellas marcadas sutilmente...

Nuevos amaneceres junto a viejos ocasos
pasan por mis retinas, pintando la esperanza
sobre el incierto lienzo de velados acasos.

Es, la vida, la más sublime adivinanza,
misterio apetitoso que guarda mil secretos,
arcano impenetrable que deja su enseñanza.

Mas, en el campo santo dormitan los abetos
entre ensueños eternos, sobre el polvo de estrellas
que cubre con su manto desnudos esqueletos;
guardando en sus raíces todas las epopeyas...