viernes, 4 de julio de 2014

El niño y la sirenita





Este niño sirenita,
se enamoró de tu cara bonita,
eres bella y juguetona,
sirenita bribona.

¿Te pesque o me pescaste?
Haciéndome estremecer,
fue tan grande tu querer
que prendido me dejaste.

Eres tú mi sirenita,
la de la cara bonita,
enséñame tu mundo
 de ilusión fecundo.

Contigo quiero nadar
por playas y corales,
hay amor para dar
y alegría a raudales.

Me pescaste sirenita,
tú, de la cara bonita,
ahora eres mi amada,
a mi alma bien pegada.

Te quiero sirenita.
¡Tú, de la cara bonita!


Publicar un comentario