miércoles, 9 de julio de 2014

El Ego



Hay en mi mente un ente
que siempre está presente
y del que yo no me despego:
Mi Ego.
Tan solo algunas veces
me río de él con creces
y todo tiene otro color:
Cuando aparece el Amor.
El ego es un ciego,
que solo ve a sí mismo
y se cree que es un Dios,
cayendo en el abismo
de su propia adoración,
el muy cabezón.
Sumergido en su juego
se mira en el espejo
y se cree el mejor.
Yo le miro y le dejo
que se sienta superior,
poniéndolo en su sitio luego.
Pero no hay que confundir
al Ego con la autoestima,
pues esta no lastima
y te hace descubrir
el valor de tu sentir,
el valor de tu vivir,
de tu esencia y elixir.





Publicar un comentario