jueves, 4 de diciembre de 2014

Hay poesía. ¡Ay, poesía!



No hay poesía buena o mala,
hay poesía que rasga las entrañas
y hay poesía que es bálsamo para el alma.

Hay poesía que escudriña recovecos.
Hay poesía simple, sin complejos.
Hay poesía oscura como la noche.
Hay poesía con derroche 
de imaginación y fantasía…

Hay poesía como la luz del día.
Hay poesía que es maravilla…
Hay poesía que arpegia las fibras
y les saca armonías.

Hay poesía. !Ay, poesía!

Hay poesía con ritmo, 
medida, cadencia y rima.
Hay poesía que es
una dulce melodía.

 Hay una poesía que siente,
desnuda, en carne viva,
que navega por la sangre, 
que se lleva en las venas
y está libre de cadenas.

Y hay una poesía ingrávida 
como pompa de jabón,
que se eleva hacia el cielo
con el calor del sol,
sutil como la brisa,
arco iris su color.

Hay poesía ligera
que pasa sin dejar huella,
que acaricia suavemente
y te sube a las estrellas.

Y hay poesía sublime
que concentra la vida entera,
con esencia que redime,
con perfume de primavera. 

Hay poesía. ¡Ay, poesía!

El universo es un verso,
poesía tuya y mía,
poesía lo que sientes,
poesía lo que siento,
todo es poesía,
tan solo depende
del cristal con que se mira.
Publicar un comentario