viernes, 7 de julio de 2017

¡Abracadabra!



El verbo por la magia se transformó en la voz,
comenzando a vibrar las dormidas conciencias;
volando con el viento fue el sonido, veloz,
esparciendo las nuevas y viejas experiencias...
Pudo ser un infundio, mas la acción del gerundio
cuando se hizo sonido despertó inteligencias
y sueños escondidos; la suave onda, vibrante,
penetró los oídos que oyeron al instante.
Y dijo: ¡Abracadabra!, surgiendo: ¡La Palabra!
A veces es latido, a veces emoción,
a veces es delirio y a veces es canción;
es puente entre los mundos, una idea en un son,
el arma de los justos, para el hombre es honor.
Mas también maldición, puede ser la palabra.
Y las más de las veces, solamente es: bla, bla, bla.
Retornando al comienzo, donde habita el silencio.
Publicar un comentario