domingo, 25 de diciembre de 2016

Luces de ciudad




La noche se despierta decorando el ambiente
con tubos de colores; destellos de ilusiones
deslumbran, con slogans y múltiples ficciones,
los ojos excitados de mi embriagada mente.

Camino entre tus luces charlatanas y gente 
que se mueve agitada, por todas direcciones;
en los escaparates se tientan las pasiones
e invitan al consumo de forma persistente.

Camino entre tus luces de vana fantasía
por el oscuro asfalto que ilumina tus calles,
tratando de escuchar la voz del corazón.

Urbana inspiración, urbana poesía,
que llega precedida de flashes y detalles;
camino entre tus luces, tus luces de neón...

viernes, 23 de diciembre de 2016

Una carnicera y un pastor en el Belén






















No me salen las cuentas 

Qué te habrás creído, Lola…
Sí, sí, tú, la carnicera...
Me has pagado los corderos,
mas no me salen las cuentas.
Dices que están esmirriados,
que sus carnes están secas,
pero sé que está trucada
tu balanza con sus pesas.
Mis corderos son muy listos,
saben tirar de la teta,
están gordos y lustrosos
desde el rabo a las orejas;
también comen lo mejor
que entre los pastos encuentran.
Soy pastor pero no tonto,
pues sacas chuletas recias
que luego bien caras vendes,
ganando buenas monedas...
Perdónala, Niño-Dios,
obtiene pobre riqueza.

elpoetaartesano

El pastor dormilón 

¡Apúrate, mal pastor!,
lleva a pastar al rebaño
que el amo de los corderos,
si no, se andará quejando;
y yo, si no están rollizos,
no voy a querer comprarlos,
pues en mi carnicería
no quiero corderos flacos.
Vigila bien, no te duermas...,
eres tan lelo y tan vago
que el rebaño se te pierde
mientras roncas bajo el árbol.
No se ha visto en los parajes
un pastor con tanto cuajo,
pues se hace oídos sordos
cuando le reprende el amo.
Cualquier día viene el fiero
mientras él está acostado,
se comerá alguna oveja,
y el dueño lo muele a palos.
.
Lola Tenllado

Además toco la flauta

Yo no soy un mal pastor,
que cuido bien del rebaño,
bien enseñado lo tengo
y sabe que soy el amo.
Cuando me duermo, vigila
mi perro, el que corre el canto,
pues siempre me da el aviso;
o me ladra, o mueve el rabo.
Tú eres lista, carnicera,
están gordos, bien criados,
los corderos que me compras,
y me pagas cuatro cuartos.
Tú sabes oler muy bien 
el sonido de un buen fajo,
pero dices en la calle
que soy un pastor muy vago.
Prefiero ser holgazán
que, como otros, ser avaro.
Además toco la flauta
cuando vamos por el campo... 

elpoetaartesano

Pastorcillo despistado

Pastorcillo despistado,
si se te pierden monedas,
no tengo yo de eso culpa,
porque bien que tú me apremias 
para que suelte el dinero.
Mis balanzas y mis pesas
están en perfecta forma,
y no como tus ovejas
que hay que mirarlas dos veces
para que podamos verlas.
Es culpa de tu vagancia
porque, mientras duermes, de ellas
se encarga ese pobre perro
tan lleno de pulgas negras;
el chucho palpa el ronquido
que haces al dormir la siesta.
El santo Niño me ampara,
pues no soy una avarienta,
y le llevo para un caldo,
una gallinita tierna.


martes, 20 de diciembre de 2016

El niño no pasa frío (Glosa)


Va esta glosa en décimas pues ya se huele la Navidad...



Yo vengo de ver, Antón, 
un niño en pobrezas tales, 
que le di para pañales 
las telas del corazón. 
Lope de Vega


En un pesebre con paja
en medio de un buey y un burro
no se escucha ni un susurro
porque un niño se relaja.
Tiene la madre una alhaja
que guarda en su corazón
con mucha satisfacción,
y que es parte de su ser.
Antón, ¿la pudiste ver?
Yo vengo de ver, Antón.
*
Se acercaron los pastores
a ver al recién nacido,
llevando, muy protegido,
lo mejor de sus amores.
Luego llegaron señores
al Portal de los portales,
donde todos los mortales
llegan para ser salvados,
y vieron muy contrariados
un niño en pobrezas tales...
*
Al Niño-Dios pude ver
pues nació entre la pobreza,
y aunque es grande su nobleza
humilde ha querido ser.
Pero al ver a la mujer
con los problemas reales,
y los fríos naturales
en las noches del invierno;
tal fue el sentimiento interno
que le di para pañales...
*
Ahora no tiembla el niño
y sonríe complaciente,
bajo el gélido relente
se calienta con cariño...
Cubren su cuerpo lampiño
sentimientos de algodón,
que son una bendición.
Si con el frío se topan,
con cálido amor le arropan
las telas del corazón.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Bulle la sangre (adolescencia)





Ay, que canta la sangre si diluye,
diluye por mis venas lo que siente;
siente que a mí te acercas lentamente,
lentamente, y por tus caricias bulle.

Bulle haciéndose fuego, cuando fluye
y fluye por mi cuerpo y por mi mente;
mente y cuerpo embriagados dulcemente,
y dulcemente influye y contribuye.

Contribuye a sentir como yo siento
y siento mariposas muy felices,
muy felices, surcando un cielo azul.

Azul es el color de aquel momento,
momento que dejó sus cicatrices,
cicatrices que guardo en el baúl.

martes, 13 de diciembre de 2016

Tiempos de escuela





Sobre mi caballito de juguete,
vestido con el babi azul a rayas;
con libros, lapiceros y cuadernos,
que llevo en mi maleta de piel basta;
cabalgo hacia el colegio, a la aventura,
a estudiar con chavales y chavalas.
Sentado en un pupitre de madera,
me enseñan a escribir muchas palabras,
delante está la estufa ya encendida,
al fondo está colgada la pizarra.
Suena el timbre y nos vamos al recreo,
 jugamos con los cromos o las tabas,
 lo pasamos muy bien, ¡chachi-piruli!,
con amigos y fuera de la casa;
y vamos a la cola con un vaso
a que nos den la leche americana.
A Juan se le ha caído el cuarto diente,
nos dice que un ratón, bajo la almohada,
la otra noche escondió cuatro pesetas;
`¡qué guai!, todos reímos, ¡será magia!,
y esperamos que compre unos confites
de anís y de limón, de fresa y nata.
El tiempo se nos pasa súper rápido
y rápido volvemos a la carga;
después de divertirnos, entre bromas,
regresamos de nuevo a la enseñanza;
jugamos con aviones de  papel
y aprendemos con números la tabla…
Por la tarde, después de los deberes,
quedamos para vernos en la plaza...

martes, 6 de diciembre de 2016

Las trece rosas




Trece rosas cortadas sangran vida escarlata,
y derraman su aroma frente a un silente muro;
corren pétalos rojos hacia un negro futuro,
dejando una elegía, una triste sonata.

Trece rosas cortadas, con tijeras de plata,
por las manos crueles de un jardinero oscuro;
trece flores silvestres vestidas de aire puro,
han sido asesinadas con balas de hojalata.

Y en los campos de España lloran las amapolas
sobre trigales verdes, lloran lágrimas secas,
y callan ante el grito sordo de las pistolas.

Cuervos de tono añil cantan canciones huecas,
seguidos por el eco de violines y violas;
las trece bellas rosas se han quedado resecas.




lunes, 5 de diciembre de 2016

Excálibur


La magia me ha clavado en esta roca
y espero que me arranque el elegido,
a todo caballero se convoca
a jugar este juego divertido.

Aquí llegan de todos los lugares
señores y fornidos caballeros,
de todos, los mejores ejemplares,
seguidos por sus fieles escuderos.

Arturo, es un joven muy jovial,
amigo de Merlín, el viejo mago;
se aproxima a tirar, con un amago,
y a Excálibur libera de su mal.

Así empieza esta historia de noblezas,
de la Tabla Redonda y sus proezas.




jueves, 1 de diciembre de 2016

Dime...





Dime, niña preciosa, lo que te dice el viento
cuando baila en tu cuerpo con gentil movimiento
y te lleva el aroma de una tímida flor.
Dime, preciosa niña, si surra tonadas,
si te cuenta leyendas que no fueron contadas,
o te canta en secreto la canción del amor.
*
Niña preciosa dime lo que te dice el mar
al salir de tus ojos sin poderlos mirar,
provocando mareas de poemas mojados.
Preciosa niña dime si la voz de las olas
de poesía intangible, la oyen las caracolas,
si la guardan con celo bajo paños dorados.
*
Porque tienes la magia que tienen las estrellas
pintada en tu mirada, que mira cosas bellas,
latiendo con la vida tu propio corazón...
Y trémulas luciérnagas serpentean anhelos
en busca de un sendero, con creativos vuelos;
vuelan sobre los sueños con su luz y pasión.
*
Dime, niña preciosa, ¿quién te regala rosas,
robadas del jardín que plantaron las diosas,
y las pone en tu pelo junto a un rayo de sol?
Dime, preciosa niña, ¿quién camina contigo?
¿Quién te escribe poemas y también es tu amigo?
¿Quién te toca sonatas en tono Si bemol?
*