martes, 12 de julio de 2016

SURCOS EN MIS ENTRAÑAS




¿Por qué te escondes?, 
¿por qué te callas?. 
Soy un buscador ciego, 
dime dónde te hallas. 

Te busqué en las piedras, 
te busqué en los montes,
te busqué por las veredas, 
en todos los horizontes 
y en todas las riberas. 

Te busqué en los átomos, 
también en las estrellas,
te busqué en los llantos 
y las alegrías nuevas.

Mas cuando abatido caí 
y te dejé de buscar, 
en el centro de mi ser vi 
la huella de tu caminar. 

Y entonces te busqué ahí, 
en el centro de mi latir, 
en él yo me sumergí, 
y en él te empecé a encontrar.

Pero insisto, 
¿por qué te escondes?, 
¿por qué te callas?,
¿dónde guardas tus palabras? 
esas con las que labras 
surcos en mis entrañas.

jueves, 7 de julio de 2016

ROSAS Y ESPINAS






Rosa de mis vientos fuiste,
brújula de mis libres pasos,
marcando un horizonte de sueños,
mapa de mis indecisiones
repleto de sendas y caminos.
La sonrisa en tu mirada
fue faro de mi navío sin rumbo,
y tus besos, puerto para mis ansias.
El aroma de nuestro amor
fue fragancia de rosas,
de esas rojas y olorosas.

Luego vinieron las Espinas
con sus cuerpos punzantes,
arañando emociones,
pinchando sentimientos.
Vino la niebla de las dudas
ocultando certezas
y el horizonte se hizo invisible,
opaco a las caricias.
Y aquí estoy, sin rumbo
y más perdido que nunca.

domingo, 3 de julio de 2016

MUNDO BABEL (Radio 3)



 Mi querida Babel,
magia, sueños y swing;
van volando in the wind
cometas de papel.
Mi querida Babel,
un mundo de utopía,
ciudad del nuevo día,
la ciudad que soñé.
Mi querida Babel,
anhelos, fantasía,
ondas de poesía,
dorado amanecer.





LA NEVADA MÁS GRANDE





Hablaban en el corro los viejos de mi pueblo, contaban historias de sus años mozos, mentiras y verdades decoradas para parecer más contundentes.
Empezaron a discutir sobre quien había vivido la nevada más grande y cada uno contó su gran nevada, cada cual más extraordinaria.
Pedro el más viejo (famoso por sus mentiras), con voz queda y con un cigarro colgando de la boca, se rascó la boina y contó:
-Hace ya bastantes años fui con mi burro al campo a buscar leña y, cuando llevaba un buen trecho andado, empezó a nevar;  yo pensaba que pararía, y seguí caminando con el burro pues necesitaba la leña, esperando encontrar algún tronco.
Llevaba un buen rato caminando y, de repente, me di cuenta de que todo estaba tapado por la nieve y no reconocía ningún sitio. Empecé a preocuparme pues se metía la noche y estaba perdido. Proseguí hasta que vi, allí en medio de la nada, sobresaliendo de la nieve, una cruz de hierro y me dije: -ataré aquí el burro y pasaremos la noche, a ver si por la mañana se ven las cosas de otra manera, así lo hice y allí pasamos la noche.
Por la mañana, cuando me desperté, me quedé muy sorprendido porque lucía el sol y ya no había nieve, toda se había derretido; allí estaba yo al lado de la iglesia del pueblo empapado, pero no veía a mi burro, entonces preocupado miré hacia arriba y para mi sorpresa, allí estaba, el burro, colgado de la cruz de hierro de la torre...  Todos se desternillaron de risa...


viernes, 1 de julio de 2016

Ya no soy un niño, soy mujer (Por la dignidad gay)




 Nací con el color de la mañana
bañado en el perfume de las rosas,
crecí junto a las flores más hermosas
y el sol siempre brillaba en mi ventana.

La vida se antojaba muy liviana
peinándome las trenzas revoltosas,
huía de las cosas belicosas
y usaba los vestidos de mi hermana.

Soñaba con los besos de otros niños
sabiendo que mi sueño es diferente,
buscaba en cada juego sus cariños
dejándome llevar por la corriente.

Ya no tengo complejos en mi ser,
pues ya no soy un niño, soy mujer.