jueves, 22 de noviembre de 2012

A veces pierdo la fe





A veces pierdo la fe,
a veces tengo miedo
por solo soñar quimeras
más valiosas para mi 
que la realidad que palpo.
A veces decae mi alma
por no entender el misterio
que contiene su esencia.
Me dejo caer en el vacío 
desafiándome a mí mismo,
para tocar y poder creer
que tu amor es poderoso,
que puedo confiar en él,
y entonces me nacen alas
para volar sobre la incertidumbre.
Creo en ti amor,
aunque a veces pierda la fe.

domingo, 11 de noviembre de 2012

¡Viene el sol! ¡Ya mañanea!




Caminé con mis poemas
por ese viejo camino,
entre dudas y dilemas
yo buscaba mi destino.
Los perfumes de las flores
resultaban muy lejanos
y los pájaros cantores
se escaparon de mis manos.
Por la solitaria senda
se encaminaban mis pasos,
llevaba como ofrenda
todos mis fracasos.
Perdida mi visión
en el lejano horizonte,
me temblaba el corazón
al subir el Sacro Monte.
Mis pasos eran inciertos,
me empujaba adelante
la voz de mis adentros,
que era mi acompañante.
El frío era acuciante,
mis ojos bien despiertos
miraban destinos inciertos
y descubrieron tu arte.
Mi ser por ti llamea
y el corazón por ti bombea.
Bailan las estrellas,
la luna las observa
y sueña que taconea;
luceros bailan con ellas,
dan su amor sin reserva.
¡Viene el sol!  ¡Ya “mañanea”!


Pájaro de fuego




Pájaro de fuego
que llegas hasta el sol,
tus alas son dos llamas
que vuelan al corazón.
Llévale las flamas
que arden en mi interior,
vuela pájaro, vuela,
hacia el mundo de mi amor,
transfórmate ante mi amada
en un pájaro cantor,
cántale una balada,
calienta su alma y candor.



viernes, 9 de noviembre de 2012

El oído habla, la boca escucha, silencio…


        

 Silencio, compañero de caminos,
fuente de donde salen mis versos,
manantial de colores cristalinos,
guardián de mis sentimientos.

Tus canciones escucho sin orejas,
arpegios libres, sin rejas,
crean acordes del momento
y el sentir va en aumento.

Flota el amor en tus olas,
me hundo en tus cimientos,
te proclaman las caracolas,
¿quién escucha tus cuentos?
¿quién descifra tus secretos?.

Eres mi compañero de hazaña,
quien a todos sitios me acompaña,
con tus diversas melodías
a mi espíritu calmas o extravías.

Siempre estás presente,
 música de las esferas,
eres un gran torrente
sin limites ni fronteras.

Vas a la par del tiempo,
el polen del universo,
siempre vas a tempo
con el latir de mi verso
en tu mar inmerso

El oído habla.
La boca escucha.
Silencio